El Castillo de La Herradura recibió a más de 600 visitantes durante el verano

La Herradura cuenta con una fortificación que se levanta 8 metros sobre el nivel del mar a escasos metros de la playa. Unos muros de piedra que guardan muchas historias que han suscitado el interés de un total de 684 visitantes durante los meses de julio y agosto atraídos por los relatos que se cuentan sobre la bahía herradureña, según indica el personal encargado de la instalación.
Agosto ha sido el mes con mayor afluencia, con un total de 351 visitantes, de procedencia local, Granada, otros puntos de Andalucía, otras comunidades, e incluso, de otros países de la Unión Europea y también no comunitarios. Respecto al mes de julio, un total de 333 visitantes se acercaron a las instalaciones, destacando también los turistas procedentes, en su mayoría, de la comunidad autónoma andaluza.

La fortificación ha tenido diferentes usos a lo largo de su vida, desde que Carlos III decretó su construcción en 1764 para proteger la zona de piratas y corsarios, ha sido utilizada por el ejército hasta 1839 y más tarde fue cedido al cuerpo de Carabineros para garantizar la seguridad y vigilancia de la costa y sus fronteras. La fortaleza también fue ocupada por la Guardia Civil, que hizo uso de las instalaciones hasta 2003.

Posteriormente, el Ayuntamiento sexitano lo adquirió en 2005 que encargó su restauración. Años más tarde, el Castillo de La Herradura se abrió al público en 2010. Ha sido desde marzo de este año, para hacerlo más atractivo, se creó en su interior el centro de interpretación “1562. La Furia del Mar”, gracias al apoyo de la Consejería de Turismo de la Junta de Andalucía.
El centro de interpretación rememora el naufragio de la Armada Española en la bahía de La Herradura, que sirve de argumento y temática para el museo, y sin duda, se trata de una de las novedades más destacadas como atractivo turístico y cultural. Una alternativa más al sol, playa y gastronomía que ofrece la zona.

Centro de interpretación “1562. La Furia del Mar”

Este centro de interpretación narra un hecho histórico sobrecogedor: El naufragio de 25 de las 28 galeras que componían la escuadra española en 1562, donde murieron cerca de 5.000 personas. La flota buscaba resguardarse del mal tiempo, pero un cambio de la dirección del viento del suroeste empujó a las galeras contra las rocas, haciendo a las embarcaciones chocar unas con otras. El acontecimiento fue tan dramático que Miguel de Cervantes hace referencia al suceso en la segunda parte de El Quijote, según recogió la historiadora María del Carmen Calero Palacios.
La exposición recoge estos hechos a través de textos y piezas audiovisuales, además de hacer mención a la historia del propio castillo-fortaleza donde se encuentra el museo.

Salir de la versión móvil