Infancia y personas mayores, más expuestas a los efectos de las altas temperaturas

Cruz Roja Granada recuerda las pautas para prevenir los efectos de las altas temperaturas y pide tener especial atención con los niños y ancianos

0 109

El programa de proximidad de Cruz Roja Granada desarrolla acciones preventivas ante la llegada de las altas temperaturas. El calor puede tener efectos negativos sobre la salud, como debilidad, fatiga, dolor de cabeza, falta de apetito, insomio o calambres, y son especialmente preocupantes en niños o personas mayores, que pueden incluso sufrir mareos y las lipotimias.

Los técnicos y voluntarios de Cruz Roja Granada ofrecen consejos a nuestros usuarios de Ayuda a Domicilio para afrontar el calor y velan por su bienestar a lo largo de la temporada de altas temperaturas. Estas recomendaciones se realizan vía telefónica durante el verano y van dirigidas a personas mayores y a sus familiares.

A su vez, la Unidad Ciclista de Primeros Auxilios de Cruz Roja Granada, por medio de su proyecto de ‘Socorrismo en Bicicleta’, realiza durante los meses de calor una campaña de difusión mediante la entrega a los viandantes de folletos con sugerencias de salud y prevención.

Pautas ante el calor

Con el fin de reducir los problemas derivados de las altas temperaturas, Cruz Roja Española recuerda una serie de pautas sencillas en el día a día para poder disfrutar del calor y del verano con más seguridad:

En el exterior (en la calle, en el campo, etc.):
– Si tiene que permanecer en el exterior, procure estar en la sombra.
– Si puede, evite las actividades en el exterior en las horas centrales del día, sobre todo, si son intensas.
– Si tiene que hacer actividades en el exterior durante las horas de calor no olvide descansar, protegerse del sol y refrescarse (beba líquidos, refrésquese la cabeza, utilice un abanico…)

En el hogar:
– Permanezca en las estancias más frescas.
– Baje las persianas, toldos, cortinas…. evitando que el sol entre directamente.
– Los aparatos de aire acondicionado refrigeran el aire, manteniendo una temperatura y humedad constantes en un recinto aislado (hay que mantener cerradas puertas y ventanas).

En el automóvil:
– Nunca deje a los niños/as ni a las personas mayores en el interior de un vehículo cerrado.
– Si viaja con personas vulnerables preste especial atención a los cambios bruscos de temperatura que se producen al entrar y salir del vehículo y que pueden afectar a los pasajeros del mismo. Tomando las precauciones necesarias; aumentar progresivamente la temperatura del interior del mismo.
– Prevenga y lleve líquidos para hidratarse.

A nivel personal:
– Intente refrescarse de forma continua (tomar una ducha o un baño…).
– Use ropa ligera, no apretada y de colores claros.
– Utilice un calzado fresco, cómodo y que transpire

En las comidas:
– Haga comidas ligeras que la ayuden a reponer las sales perdidas por el sudor (que contengan ensaladas, frutas, verduras, gazpachos o zumos)
– Beba líquidos en abundancia (agua, zumos) siempre que no exista contraindicación médica.

Si tiene algún problema de salud:
– Consulte con su médico acerca de las medidas suplementarias que debe adoptar si padece alguna enfermedad de riesgo.
– Siga tomando sus medicamentos. No se automedique.
– Si se encuentra mal, pare la actividad que esté haciendo, intente situarse en un sitio fresco y pida ayuda.

El calor no afecta a todas las personas por igual, algunas son más vulnerables:
– Personas mayores.
– Personas con enfermedades (enfermedad cardiovascular, cerebrovascular, respiratoria, renal, neurológica, diabetes, encamados…) o tomando medicamentos (anticolinérgicos, antihistamínicos, fenotiazinas, anfetaminas, psicofármacos, diuréticos, betabloqueantes, anticonceptivos,)
– Personas con discapacidades.
– Personas con sobrepeso.
– Infancia.

Y si va a exponerse al sol:
– Utilice una protección solar adecuada cuando se exponga al sol; aplíquesela 30 minutos antes de salir de casa, de forma generosa; renuévela regularmente.
– Evite los productos fotosensibilizantes (perfumes alcohólicos…).
– Protéjase la cabeza con un gorro o sombrero.
– Protéjase los ojos: las gafas de sol deben tener protección 100% frente a rayos ultravioletas y radiación azul visible.

Te recomendamos

Dejar una respuesta

Su dirección de Email no será publicada.

Nota después del formulario del comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Quiero saber más

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies