Reivindicaciones que este año tienen más fuerza porque la desigualdad sigue en aumento en nuestro país. España es ya el segundo país de la Unión Europea más desigual. Por desgracia, es mucho el camino de lucha que nos queda por recorrer a las mujeres.

Hemos de continuar nuestra lucha contra las injusticias que padecemos. Injusticias como la desigualdad socioeconómica a la que estamos relegadas y que aumenta fruto de las políticas conservadoras. Tenemos que combatir todas las formas de machismo y hacer frente a la lacra de la violencia de género, y hemos de fomentar la representación y participación femeninas en todos los ámbitos. En resumidas cuentas, tenemos que alcanzar una “igualdad real”.

Generaciones enteras de mujeres antes que nosotras han luchado por la libertad que hoy día, y gracias a ellas, es un patrimonio colectivo que no podemos parar de defender dado que como estamos comprobando, se encuentra amenazada.

La “Marcha de las Mujeres” en todo el mundo contra Trump fue un grito de libertad y dignidad en defensa de los derechos humanos, la diversidad y la igualdad en todas sus manifestaciones. Más de 6.000.000 millones de mujeres se echaron a la calle en repulsa a las políticas y formas machistas del nuevo gobierno de EEUU y de los gobiernos conservadores en Europa.

En nuestro país, el Gobierno del PP viene incumpliendo reiteradamente la Ley Orgánica para la Igualdad Efectiva de Mujeres y Hombres. Además, Desde 2011 hasta la fecha se han reducido más de un 27% las partidas presupuestarias destinadas a la igualdad y a la lucha contra la violencia de género. La suspensión de ayudas a las empresas para fomentar políticas de igualdad salarial y planes de igualdad hacen que se den datos tan significativos como que las mujeres, siendo más del 50% de la población, solo ocupen puesto de alta responsabilidad en un 23%.

La discriminación, la desigualdad y el patriarcado con un problema que esta presente en nuestra sociedad y que ha ido en aumento dado que no se han puesto en marcha políticas por parte del Gobierno dirigidas a combatirlo. De ahí, el retroceso en la lucha contra la violencia de género, incompatible con la democracia. La violencia machista crece al mientras que cada vez mueren más mujeres asesinadas por maltratadores. ¡Basta ya!

Se han dado pasos positivos como la creación de una Subcomisión para un Pacto de Estado pero se siguen dando pasos negativos por parte del Gobierno de Rajoy. La educación en igualdad debe ser una cuestión a cuidar en todos los ciclos de la enseñanza y sin embargo, el Partido Popular ha decidido eliminar las subvenciones a las universidades para la formación en igualdad, así como los planes de igualdad en las pequeñas y medianas empresas. Un groso error. Educar en igualdad, es aspirar a vivir algún día en igualdad.

La crisis económica ha sido utilizada por el PP para desmantelar las políticas de igualdad, yendo además en contra de las recomendaciones de la ONU encaminadas a ampliar la inversión y protección social de las mujeres. Desigualdad y discriminación se reflejan en los presupuestos del Gobierno y se ven materializados en los recortes en igualdad que están empobreciendo a las mujeres.

La reforma laboral ha sido un atropello para las mujeres. El reparto desigual en el mercado de trabajo, la precariedad, la temporalidad y el empleo a tiempo parcial arrastran a las mujeres a un notable recorte en la prestación por desempleo y en las pensiones. Los salarios de nosotras son un 23,25% más bajos que los de los hombres y las pensiones, un 37% inferiores. No podemos consentir ni observar como algo normal esta brecha de género.

Desde el PSOE siempre vamos a defender la igualdad real entre mujeres y hombres y vamos a continuar con nuestra lucha decidida para eliminar las barreras que contra nosotras, siguen en pie. Fomentar la paridad, la corresponsabilidad y poner fin a la brecha salarial y a la precarización del empleo de las mujeres son ejes centrales de la acción de los y las socialistas.

El PSOE está comprometido con poner fin a la lacra social que constituye la violencia contra las mujeres por el simple hecho de ser mujeres. queremos una sociedad en la que las mujeres vivan libres de violencia y discriminación, una sociedad paritaria y participativa en la que las mujeres ocupen el lugar que les corresponde por derecho y por capacidad. Alcanzar la igualdad real es una tarea de toda la ciudadanía, de las instituciones y de todas las organizaciones. Solo de este modo avanzaremos hacia una sociedad más justa e igualitaria en la que nadie quede excluido.

Compartir

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here