3 de agosto de 2021

Tres nuevos ejemplares de guacamayos rojos nacen en el parque “Loro Sexi”

“Los ejemplares se tuvieron que criar a mano por una dificultad en el pico de la hembra que le impedía alimentar a los polluelos, lo que ha supuesto una atención y reto mayor si cabe”, dice la cuidadora Miriam Peñalver
Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

TEMAS

Tres nuevos guacamayos de Loro Sexi

Luma, Lulu y Line son los tres nuevos guacamayos rojos (Ara chloropterus) que han nacido esta primavera en el parque ornitológico “Loro Sexi” de Almuñécar y que ya se pueden ver revolotear en una estancia propia al conseguir completar su plumaje.

“Estos nuevos ejemplares de guacamayo rojo han sido criados a mano desde su nacimiento hasta que ya pueden hacerlo por sí mismo, debido a un defecto del pico de abajo que tiene la hembra que, aunque le permite comer, tiene dificultad para alimentar a los pollos ya que es la madre la encargada de alimentarlos”, según explica la cuidadora Miriam Peñalver.

Por cierto, que esta misma pareja de guacamayos adultos, el pasado año también llegaron a criar dos ejemplares. Para el edil de Medio Ambiente, Luis Aragón, “esto significa, por un lado, el buen clima y situación en la que se encuentran estos animales y por otro, porque no decirlo, la atención que reciben por parte de las personas que los cuidan”, señaló.

El guacamayo rojo es una de las variedades más numerosas que tiene la colección del parque Loro Sexi. Destacar que se trata de una especie de ave de la familia de los loros (Psittacidae), del orden Psittaciformes.

“Son grandes guacamayos que atraen la atención por su vívido y espectacular colorido, y su llamado estridente con el que se comunican durante el vuelo. Los ejemplares jóvenes se parecen a los adultos, pero tienen la cola más corta”, explica Miriam Peñalver.

Por lo general, se encuentran en parejas o en grupos pequeños, tal vez familiares; a veces se asocian con otros guacamayos, especialmente en tierra, donde se reúnen en grandes grupos para consumir arenas minerales expuestas. Se alimentan de semillas, frutas y nueces.

Esta especie es originaria y se distribuye en amplio rango por toda Sudamérica, desde el este de Panamá, noroeste y este de Colombia, este del Perú y Ecuador, toda Venezuela, las tres Guayanas, Brasil, nordeste y este de Bolivia, Paraguay hacia Concepción y el noreste de Argentina.

“Cuando se utiliza como animal de compañía, es un ave inteligente e inquisitiva, pero es quizás, de todos los grandes guacamayos, el que peor lleva la soledad, por lo que es recomendable que viva con otra ave, que no tiene que ser necesariamente de su especie. Su gran tamaño y su enorme actividad hacen que requiera grandes jaulas y sitio para moverse. Su cría en cautividad es más complicada que la de otros grandes guacamayos, por lo que estamos muy contentos de que en Almuñécar podamos conseguirlo”, dice la cuidadora Miriam Peñalver.

Parque Ornitológico Loro Sexi

El parque Loro Sexi es una de las visitas imprescindibles de Almuñécar. A tan solo 100 metros del mar, en la calle Bikini con acceso por la plaza de Abderramán y enclavado en la ladera del Castillo San Miguel, alberga una importante colección de ejemplares de aves pertenecientes a más de 100 especies diferentes, con llamativos loros, cacatúas, guacamayos, patos o emus, entre otros. Un bonito jardín de cactus completa la visita al parque.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad